20/11/17

Alteraciones metabólicas, entre las causas de obesidad y problemas de fertilidad [20-11-17]


Alteraciones metabólicas, entre las causas de obesidad y problemas de fertilidad

Entre las causas más comunes para desarrollar esta enfermedad figura la tiroiditis de Hashimoto

El sobrepeso no siempre es resultado de una dieta rica en alimentos calóricos o falta de ejercicio. En ocasiones, esta tendencia a la obesidad se debe a alteraciones en el funcionamiento del metabolismo; variaciones que, en el caso de mujeres embarazadas, puede producir abortos espontáneos o malformaciones congénitas.

La tiroides es una glándula con forma de mariposa ubicada en la base y cara anterior del cuello, justo delante de la tráquea, y es la encargada de regular el metabolismo a través de las hormonas triyodotironina (T3), tiroxina (T4) y tirotropina (TSH).

De acuerdo con el doctor Antonio Escalante Herrera, endocrinólogo del Hospital de Especialidades del Centro Médico Nacional de Occidente del IMSS, en Guadalajara, Jalisco, las alteraciones en la actividad de esta glándula pueden provocar dos padecimientos: hipertiroidismo e hipotiroidismo; las cuales son más frecuentes en mujeres.

Esta última, dijo, es aquella en la que hay insuficiencia de hormonas tiroideas, por lo que se alenta el metabolismo y produce síntomas como somnolencia, fatiga, y debilidad; además de falta del deseo sexual, menstruaciones anormales y problemas de fertilidad.

Asimismo, especificó que hay dolor articular, inflamación de cara, manos y pies; intolerancia al frío, estreñimiento, resequedad de la piel, adelgazamiento de cabello y uñas, pérdida de memoria y aumento de peso.

Entre las causas más comunes para desarrollar esta enfermedad figura el la tiroiditis de Hashimoto, en la que el sistema inmune ataca a la tiroides; haber recibido radioterapia en cabeza o cuello por algún tipo de cáncer, tener un tratamiento previo con yodo radiactivo por hipertiroidismo; así como la extirpación de la glándula.

En esta tónica, Alejandro Sosa Caballero, miembro de la Clínica de Tiroides de la Unidad Médica de Alta Especialidad Doctor Antonio Fraga Mouret del Centro Médico La Raza del IMSS, afirmó que entre 4 y 7 por ciento de la población femenina mundial, mayor de 40 años, padece esta enfermedad, aunque también llega a darse el caso de niños que nacen con ella.

De acuerdo con el experto, el cretinismo o hipotiroidismo congénito suele presentarse por deficiencia de yodo o cuando el infante carece de la glándula; por lo que genera malformaciones del sistema nervioso central, sordera, deficiencias mentales y falta de crecimiento.

El diagnóstico, tanto en niños (la muestra es tomada del talón) como en adultos, es a partir de un análisis de sangre en el que se miden los niveles de tirotropina, triyodotironina y tiroxina.

Por su parte, la jefa del servicio de Endocrinología del Hospital General de México, doctora Sara Arellano Montaño, indicó que el tratamiento es a partir de levotiroxina, una hormona tiroidea sintética que el paciente deberá tomar de por vida, y que sustituirá la insuficiencia de aquellas que debía producir normalmente el organismo.

De no recibir la atención necesaria, apuntó, el paciente puede desarrollar problemas cardiacos por el aumento en los niveles de colesterol; además de llegar al coma mixedematoso. “El mixedema es una masa gelatinosa que se va acumulando en todos los tejidos del cuerpo y es resultado de las disfunciones tiroideas”, dijo.

Ya que la infertilidad es común en mujeres hipotiroideas, Escalante Herrera expuso la necesidad de adecuar la dosis de Levotiroxina y establecer procedimientos interdisciplinarios con ginecobstetras para que ésta pueda engendrar. De ser así, mantendrán en estricta vigilancia a la paciente; además de aumentar el medicamento con el propósito de evitar malformaciones en el producto.

Hipertiroidismo

Por otro lado, Escalante Herrera expuso que el hipertiroidismo es aquel padecimiento en el que por la producción excesiva de hormonas tiroideas, éstas llegan al torrente sanguíneo y aceleren el metabolismo.

Sus síntomas principales son: pérdida de peso, ansiedad, irritabilidad, frecuencia cardiaca acelerada (más de 100 latidos por minuto), ojos prominentes, temblor en las manos, caída de cabello, sudoración excesiva, piel fina y muy lisa; así como menstruaciones anormales.

Al respecto, el también endocrinólogo Víctor Fletes Rábago, del Centro Médico Nacional Siglo XXI, indicó que en ocasiones estos signos pueden confundirse con los de enfermedades nerviosas como la ansiedad, demencia o depresión; de ahí que deba confirmarse el diagnóstico con un perfil tiroideo que determine si los niveles de triyodotironina y tiroxina están elevados en sangre.

En tanto, expuso que el tratamiento debe basarse en función de la historia clínica de cada paciente; sin embargo, las opciones abarcan el uso de yodo radioactivo para destruir las células de la tiroides y la extirpación parcial o total de la glándula.

19/11/17

31/10/17

¿Por qué los hombres adelgazan más que las mujeres? [31-10-17]


¿Por qué los hombres adelgazan más que las mujeres?

Un estudio revela que los hombres pierden más cintura y más kilos que las mujeres cuando siguen una dieta de las mismas características y partiendo del mismo sobrepeso

 Un reciente estudio elaborado por Medicadiet ha demostrado lo que ya todos sospechábamos. Los hombres y las mujeres no adelgazan al mismo ritmo y las diferencias entre los dos géneros frente a una misma dieta son notables. Así lo ha revelado este trabajo después de observar a 900 individuos que han seguido una dieta de adelgazamiento durante 3 meses, y 360 pacientes que la han seguido durante 6 meses.

Mientras que las mujeres pierden una media de 4,5 kilos en tres meses, los hombres pierden hasta 6,5 kilos, es decir, dos kilos más que ellas, que se convierten en 2,3 kilos de diferencia cuando la dieta se mantiene durante seis meses. Esta diferencia también se produce en lo relativo al volumen. Después de tres meses los hombres ven su contorno reducido 6,1 centímetros mientras que las mujeres sólo 4,7 centímetros en tres meses. Una diferencia de 1,5 centímetros que aumenta a 1,7 centímetros a los seis meses.

Estas diferencias en la pérdida de peso entre hombres y mujeres se debe a varios factores. En primer lugar, se pierde más peso cuando el IMC (Índice de Masa Corporal*) de partida es más elevado, ya que un mayor peso conlleva un mayor gasto metabólico y son los hombres precisamente los que acuden al nutricionista con mayor exceso de peso, 2 puntos más de IMC inicial respecto a las mujeres, que visitan al especialista ante un sobrepeso menor.

Además, la diferencia de masa muscular entre hombres y mujeres se convierte en un factor en contra de éstas últimas y, como apunta la doctora Ana de Cos, médico endocrino y responsable de la Unidad de Obesidad del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario La Paz, los hombres «tienen mayor masa muscular (un 38% de músculo frente a un 32% en mujeres), y por tanto mayor gasto. Su composición corporal, con dietas capaces de mantener masa muscular, facilita la pérdida de peso».

Por otro lado, las mujeres presentan mejores hábitos alimenticios iniciales, con más antecedentes de dietas, mientras que los hombres apenas han realizado dietas previas. Por tanto, al iniciar un cambio de hábitos, el campo de mejora es mayor.

[*IMC: El índice de masa corporal es una cifra que permite evaluar la corpulencia de una persona relacionando su masa con su talla. Su intrepretación es la siguiente (aplicable sólo a personas adultas): IMC de 18 a 25: normopeso; de 25 a 30: sobrepeso; de 30 a 40: obesidad; más de 40: obesidad mórbida.]

30/10/17

Cultiva tus músculos [30-10-17]


Cultiva tus músculos

Está demostrado: en la pérdida de peso es tan importante el ejercicio de tonificación muscular como el aeróbico. Cuanta más masa muscular tengas, más calorías quemará tu metabolismo. Descubre la combinación estrella de dieta y ejercicio para perder peso.

El ejercicio cardiovascular no es el único que quema grasas, de hecho, muchas personas que pretenden bajar de peso de forma rápida comienzan a hacer ejercicio aeróbico intenso, agotándose en poco tiempo y abandonando.

Además de moldear tu cuerpo y darte un aspecto atlético, hacer ejercicio de tonificación muscular te ayudará a bajar de peso de forma eficaz y, sobre todo, a mantener los resultados. Te contamos cómo hacerlo.

El poder del músculo

Según Domingo Sánchez, licenciado en INEF, experto en fitness y salud, y autor de “Entrénate”, una masa muscular activa produce un elevado coste metabólico”. “Esto, a su vez, repercutirá en un mayor consumo calórico por parte del organismo, ya que el músculo es un gran quemador de calorías”. “En personas con sobrepeso o que simplemente deseen perder grasa corporal, es muy buena opción acompañar el entrenamiento cardiovascular con un plan de tonificación muscular”, añade.

¿Por qué a veces el ejercicio aeróbico no produce los efectos deseados? Según este experto, “a veces las personas que se inician en un programa cardiovascular no consiguen sus objetivos, se agotan y abandonan”. “En estos casos no es por falta de adaptación cardiovascular, sino por fatiga muscular”, explica. “Cuando corremos, hacemos bici o una clase de step, nuestros músculos realizan continuas contracciones, existe un trabajo de fuerza”, añade. “Y si antes no hemos mejorado nuestros niveles de fuerza, nos costará mucho más resistir el ejercicio cardiovascular y superar la fase de adaptación al ejercicio”, dice.

Si tienes sobrepeso o hace tiempo que no entrenas, lo más adecuado es comenzar haciendo ejercicio de tonificación, para después seguir con el cardiovascular. Esto te asegurará el éxito en tu plan de adelgazamiento y evitará que acabes agotada y abandones.

Ejercicio recomendado. En una sala de máquinas, con pesas y sentadillas, en clases de body pump o body balance, con el sistema kinesis, haciendo yoga o pilates conseguirás mantener en forma tu masa muscular.

Eliminar la grasa localizada

Desmonta ya este falso mito: hacer ejercicios de tonificación o localizados en una parte del cuerpo no eliminan la grasa de esa zona. Según Domingo Sánchez, “hacer abdominales no elimina la grasa abdominal y los ejercicios de glúteos no reducen las cartucheras en las mujeres”. “Con el conjunto del ejercicio la grasa se va eliminado de forma general por todo el cuerpo y desaparece en último término allí donde se empezó a acumular en un principio: abdomen en los hombres y región glúteo-femoral en las mujeres como norma general”, explica.

Entrenamiento estrella

La conclusión a la que pretenden llegar los expertos del Pronaf (un programa de pérdida de peso avalado por el INEF de Madrid y La Paz) es que el entrenamiento más efectivo para perder peso es una combinación de ejercicio aeróbico y cardiovascular. Y, si es posible, en una misma sesión tipo circuito.

Si vas habitualmente a un gimnasio y tienes dos horas para entrenar, lo ideal es que comiences haciendo el ejercicio de tonificación (en la sala o en una clase tipo body pump) y luego el cardiovascular (corriendo, haciendo spinning…). La explicación a este orden nos la da Domingo Sánchez: “para el entrenamiento de fuerza, el organismo obtiene la energía casi exclusivamente a través de la degradación de las reservas de glucógeno muscular; así, en el trabajo cardiovascular que posteriormente realizaremos las reservas de glucógeno estarán parcialmente degradadas y el organismo accederá a los depósitos de grasa de forma más rápida para la obtención de energía”.

¿Qué ocurre si lo hacemos al revés? “Las reservas de glucógeno se degradarían con el trabajo aeróbico sin apenas involucrar a las grasas”, afirma Domingo. “Posteriormente, en el trabajo con sobrecargas aparecería la fatiga por falta de suministro energético, ya que las contracciones musculares intensas no pueden realizarse con energía a través de las grasas”, explica.

“El ejercicio cardiovascular siempre puede realizarse con fatiga”, dice Domingo. “Además, cumplirá una función de regeneración, ayudando a la recuperación muscular, ya que el aumento de flujo sanguíneo al músculo después de un esfuerzo realiza una función ‘limpiadora’, arrastrando sustancias de desecho y aportando nutrientes”, añade.

Ejercicio personalizado

Según Domingo Sánchez no existe una respuesta concreta o general respecto al ejercicio y la pérdida de peso, cada persona es un caso diferente. Los resultados dependen de multitud de factores: carga congénita, tipo de entrenamiento, nivel de condición física, género... “Habría que ver las características físicas individuales de cada persona, ya que puede haber muchas posibilidades de entrenamiento válidas. Y hay que tener en cuenta que una vez encontrada la orientación más adecuada, habría que modificarla y ajustarla con el tiempo, ya que la condición física mejora y el organismo se adapta, y con la edad también cambia nuestro metabolismo”, explica. Consejo. Si no consigues los resultados con el ejercicio, nuestra recomendación es que te pongas en manos de un entrenador personal.

Algunos consejos

Domingo Sánchez te da algunos consejos que te ayudarán a optimizar tu entrenamiento y a perder peso de forma saludable:

  • Jamás utilices plásticos o prendas de plástico o neopreno: sólo conseguirás deshidratarte, empeorando tu rendimiento y a tu salud.
  • Hidrátate abundantemente con agua antes, durante y después del ejercicio. Evita los zumos y bebidas azucaradas. Intenta consumir 1,5 litros de agua en tus sesiones de entrenamiento.
  • Evita comidas copiosas justo antes y después del ejercicio.
  • Realiza varias comidas pequeñas al día en vez de dos fuertes.
  • Intenta ser sistemática y perseverante con el ejercicio, si no puedes entrenar siempre, camina para ir al trabajo, subir escaleras en vez de coger el ascensor, etc.
  • Evita las dietas hipocalóricas y en las que pasas hambre, sólo conseguirás un descenso en tu rendimiento en el gimnasio.
  • Acostúmbrate a llevar contigo una barrita energética, fruta o sándwich, así evitarás situaciones de hipoglucemia con sensación de hambre.
  • Y por último, y no por ello menos importante, realiza una actividad que te motive y te enganche, poco a poco verás los resultados.

- Zumos de fruta, los engordadores inesperados

- Zumos de fruta, los engordadores inesperados: Zumos de fruta, los engordadores inesperados Plátanos, naranjas, melocotones... Muy saludables, pero ¿debes tomarlos en zumo si estás a d...

21/10/17

Beneficios del limón para bajar de peso [21-10-17]

 
Beneficios del limón para bajar de peso

Beneficios del limón para bajar de peso

El ejercicio regular y el control de las calorías que consumes son las mejores maneras de adelgazar. Otros cambios dietarios pueden reforzar los esfuerzos para bajar ese peso extra.

Tomar jugo de limón es una opción a pesar de que se necesitan más estudios para confirmar los beneficios del limón para bajar de peso.

Metabolismo de las grasas

Las toxinas que ingerimos con la comida y la bebida, y con el aire que respiramos, se acumulan en nuestro cuerpo y hacen que nuestro organismo actúe más lento. Cuando el metabolismo se enlentece es más difícil quemar grasa. El limón, por su parte, es una rica fuente de vitamina C o ácido ascórbico que aumenta la función hepática y el metabolismo de las grasas.

Diurético natural


Otro beneficio de tomar jugo de limón para la pérdida de peso es que incrementa los niveles de glutiatión, el principal antioxidante del cuerpo durante la desintoxicación. Como resultado, puede hacer más efectivos tus esfuerzos de perder peso. Además, el jugo de limón es un diurético natural lo que significa que ayuda a perder el peso de agua.

18/10/17

Impulsan soya sana; opción contra obesidad [18-10-17]


Impulsan soya sana; opción contra obesidad

Hace dos meses, un producto inusual empezó a ser cosechado en las grandes planicies de Iowa: un nuevo tipo de semilla de soya que, al ser transformada en aceite de soya, no contiene ninguna grasa dañina.
El nuevo producto representa un enorme avance porque no requiere de hidrogenación, un proceso utilizado normalmente para conservar el aceite estable y prolongar el tiempo que pueden permanecer en los anaqueles productos cocinados, botanas y otros alimentos procesados. En cambio, produce los llamados frijoles de soya de linolénica baja que requieren de una hidrogenación mínima y al mismo tiempo ayudan a eliminar los ácidos transgrasos y las grasas saturadas de los alimentos.

Este desarrollo, producido por los laboratorios del grupo de biotecnología Monsanto, no podía haber surgido en mejor momento. La creciente preocupación por la epidemia de obesidad que se registra en economías tanto en desarrollo como industrializadas, está impulsando a las compañías de alimentos a buscar nuevos ingredientes que les ayuden a crear productos más saludables.

El hecho de que empresas como Monsanto estén empezando a cambiar, demuestra que la tendencia hacia "la salud y el bienestar" está permeando todos los rincones de la cadena alimentaria, de supermercados a compañías de alimentos, y ahora productores de semillas y agricultores.

Y sin embargo hace poco tiempo que Monsanto está equipada para desarrollar la clase de productos innovadores que podrían llamar la atención de empresas de alimentos, al tiempo que buscan capturar a los consumidores que se preocupan por la salud.

Aunque Monsanto tenía una división agrícola desde 1960 y se introdujo en la biotecnología agrícola en los años 70, no fue sino hasta 2003 cuando la compañía -parte ahora del grupo farmacéutico Pfizer- creó una división encargada de tratar directamente con las compañías de alimentos.

Antes de eso, se concentró en productos modificados genéticamente como semillas de soya resistentes a la mala hierba y Bollgard, una cepa de algodón resistente a los insectos.

David Stark, vicepresidente de sociedades industriales globales de Monsanto, señaló que la nueva división -que a nivel interno es llamada "el equipo de alimentos"- fue diseñada para recuperar "una conexión con el cliente que se había perdido.

"No es que los productos genéticamente modificados no hayan sido buenos, pero realmente no entendíamos todo sobre el consumidor y sobre cómo llevar la innovación a los consumidores.

"Eran buenas ideas, pero ¿eran buenas ideas empresariales, que provocaran emoción en el sector alimentario?", indicó el ejecutivo. La nueva unidad es responsable de establecer relaciones con compañías de alimentos como Kellogg y firmas de servicios alimentarios, como Ventura, con sede en California, y la texana Sysco, dos de los principales proveedores de restaurantes, escuelas y cadenas de comida rápida.

El nuevo producto de semilla de soya de Monsanto, llamado Vistive, está siendo usado por Kellogg para reducir los ácidos transgrasos en su línea de botanas y en las galletas Keebler.

Al mismo tiempo, Monsanto ha intentado persuadir a los agricultores de aumentar el terreno de cultivo para Vistive y ha estado hablando con compradores potenciales del producto -como el procesador de granos Cargill- que podrían estar interesados en procesar los frijoles de soya para venderlos a empresas como Kellogg.

"Ir a una compañía de alimentos a decir que tenemos esta semilla que produce este aceite, pero sin hacer las conexiones para que sepan en dónde comprar el aceite, es una propuesta débil. Así que hemos pasado mucho tiempo trabajando con sus cadenas de abastecimiento", indicó Stark.

El diálogo con las compañías de alimentos tiene lugar al tiempo que la empresa está dedicando una parte creciente de su presupuesto de investigación y desarrollo -de 600 millones de dólares anuales- a expandir el alcance de Vistive, primer producto que surge del "equipo de alimentos" desde su formación. Las semillas de soya cosechadas en Iowa comenzarán a aparecer en la comida casera y en restaurantes en el segundo trimestre de 2006.

Monsanto planea producir un aceite de soya con mayores cantidades de los benéficos ácidos grasos Omega 3, que podemos encontrar en el pescado. El objetivo es ofrecer a las compañías alimentarias la posibilidad de que ofrezcan productos ricos en Omega 3 a consumidores que no tienen acceso a pescado fresco, como los habitantes de la región central de Estados Unidos.

El reto será convencer a los agricultores de incrementar el terreno de cultivo destinado a las nuevas semillas de soya, del actual millón de acres a los aproximadamente 5 millones que agricultores, compañías de alimentos y Monsanto consideran serán necesarios para establecer de manera sólida esta nueva variedad de semilla en la cadena alimentaria comercial.

La semana pasada Kellogg, empresa que ya utiliza Vistive, se comprometió a trabajar con la compañía de productos agrícolas Bunge y el grupo químico DuPont, para incrementar la producción de una semilla de soya baja en ácido linolénico llamada Nutrium. También pidió a los agricultores "cambiar sus métodos de producción" para enfrentar una importante escasez de aceite de soya de linolénico bajo.

Steven Poole, director del programa de alimentos de soya de la Consejo Unido de la Soya de Estados Unidos, dijo que los agricultores "respaldan totalmente" la expansión de los terrenos de cultivo destinados a la soya de linolénico bajo.

Es una señal esperanzadora para Monsanto.

17/10/17

Los obesos sufren migrañas mas graves [17-10-17]


Los obesos sufren migrañas mas graves

Las personas obesas que padecen migraña tienen el triple de posibilidades de sufrir jaquecas muy frecuentes, en comparación con los pacientes que tienen un peso normal. Los autores del hallazgo, publicado en la revista 'Neurology', creen que debería investigarse si ayudar a los obesos con migraña a que pierdan peso alivia la gravedad de su enfermedad.

Lo cierto es que los kilos de más se han asociado a un gran número de enfermedades. Trastornos como la fibromialgia, los dolores de cabeza crónicos o la lumbalgia son más frecuentes entre las personas obesas que en la población general, así que un equipo de neurólogos del Albert Einstein College of Medicine (EEUU) decidió investigar si sucedía lo mismo con la migraña.

Tras entrevistar por teléfono a más de 30.000 personas de tres ciudades estadounidenses, estos especialistas han visto que las jaquecas no son más frecuentes entre los obesos, aunque al parecer los kilos de más sí influyen en la frecuencia del trastorno neurológico.

Más graves, incapacitantes y con más síntomas

Así, entre los casi 3.400 entrevistados que padecían migrañas, aquéllos con sobrepeso u obesidad tendían a sufrir más ataques. A saber: mientras sólo el 4% de los migrañosos con peso normal sufría jaquecas dudrante 10 o 15 días al mes, el 6% de los pacientes con sobrepeso, el 14% de los que presentaban obesidad y el 21% de los obesos mórbidos padecía migrañas con tal frecuencia.

Otro tanto sucedía con la severidad de las migrañas: el 53% de los migrañosos con un peso normal presentaban jaquecas graves, frente al 57% de los afectados con sobrepeso, el 59% de los pacientes obesos y el 65% de los obesos mórbidos.

Las personas obesas las encontraban además más incapacitantes (faltaban más días al trabajo por sus crisis) y entre los obesos mórbidos incluso debían que el problema se agudizaba con la actividad física, en comparación con los migrañosos con un peso normal.

Finalmente, un mayor número de 'gorditos' experimentaba fotofobia asociada a su problema: 85% de los obesos mórbidos, 82% de los obesos y 80% de los migrañosos con sobrepeso, frente al 75% de las personas con un peso normal.

Explicación

"Esto refina nuestro conocimiento sobre las manifestaciones clínicas de la migraña y también proporciona claves sobre el proceso de cronificación de la migraña", concluyen los autores de esta investigación.

Este equipo de neurólogos cree que, aunque no están claros los mecanismos de esta conexión, hay varios fenómenos que relacionan ambos trastornos. De hecho, la obesidad es en sí mismo un estado proinflamtorio (las células grasas producen una variedad de sustancias que promueven la inflamación, como la interleukina 6) y también las jaquecas se han asociado con la inflamación neurovascular.

"Es más, la migraña, al igual que la obesidad, se da junto con varios factores de riesgo cardiovasculares, y es un factor de riesgo del infarto cerebral", agregan.

13/10/17

Como hacer una dieta de mantenimiento [13-10-17]


Como hacer una dieta de mantenimiento

La dieta de mantenimiento es aquella que se lleva a cabo luego de haber realizado un régimen para adelgazar sobre todo si se trató de una dieta restrictiva, porque al limitar la ingesta de algunos alimentos, luego de terminar esa dieta el organismo pide incorporar todo aquel alimento que fue suprimido. La dieta de mantenimiento es ideal para impedir que se recupere el peso perdido y además aporta la energía necesaria para el buen funcionamiento del organismo.

Esta dieta se basa en la buena combinación de los alimentos además de saber seleccionarlos adecuadamente eligiendo los que carecen de grasas perjudiciales, pero para comenzarla es necesario hacerlo de un modo estricto y luego de a poco se va incorporando otro clase de alimentos y por supuesto también se necesita realizar un poco de ejercicio físico al menos unos treinta minutos por día porque seguramente vamos a ingerir más cantidad de calorías de las que veníamos ingiriendo por lo tanto para quemarlas necesitaremos del movimiento.

Por otro lado la combinación de alimentos debe ser variada a fin de que esta nueva dieta de mantenimiento aporte creatividad y no sea cansadora y por supuesto optemos por abandonarla terminando por recuperar el peso que con tanto esfuerzo pudimos bajar. Para comenzar la dieta de mantenimiento debemos adoptar hábitos alimenticios como por ejemplo hacer cinco comidas diarias incluyendo el desayuno, el almuerzo, la cena y la merienda a períodos regulares. Evitar comer entre comidas y no saltearnos ninguna de ellas.

Los nutrientes de la dieta de mantenimiento incluyen vitaminas, minerales e hidratos de carbono pero no incluyen azúcar ni miel, en su reemplazo optamos por la sacarina. Se incorporan verduras una vez por día, legumbres dos veces a la semana y especialmente frutas. No están permitidas las bebidas alcohólicas debido a que aportan demasiadas calorías y las bebidas gaseosas porque contienen mucha azúcar. La cocción de las carnes debe hacerse a la pancha, hervida o al hormo y por supuesto siempre evitar las frituras.

Un ejemplo de la dieta de mantenimiento es la siguiente:

  • En el desayuno se puede ingerir un café con leche desnatada, un jugo de frutas, una infusión, galletas, cereales integrales, una tostada pequeña con aceite y fruta.
  • En el almuerzo, dos frutas, un yogur y una barrita de cereal.
  • En la cena, una crema de verduras, una porción de carne de ternera, de pollo, de conejo o de pavo cocida a la plancha o al horno acompañada con verduras y patatas asadas, una ensalada mediterránea con pasta, hortalizas y frutas y una sopa de pescado o una tortilla francesa con york, verduras cocidas al vapor con pescado a la plancha, una porción de pollo y verduras y patatas asadas y crema de verduras con pescado.
  • En la merienda un vaso de leche, una infusión, un jugo, una barrita de cereal, una fruta y un yogur. Pero esta dieta de mantenimiento debe ir acompañada de la ingesta de dos litros de agua por día y practicar algún tipo de ejercicio físico por al menos treinta minutos.

11/10/17

Los microbios intestinales podrían influir en la propensión a la obesidad [11-10-17]

Los microbios intestinales podrían influir en la propensión a la obesidad
 Los microbios que habitan los intestinos humanos podrían influir en la propensión a la obesidad, según dos estudios de las Universidades de Washington y Cincinnati (Estados Unidos) que se publican en la revista 'Nature'. El descubrimiento, realizado en ratones, podría tener implicaciones para el tratamiento de las personas obesas.

Los intestinos albergan dos grupos dominantes de bacterias beneficiosas, las 'Bacteroidetes' y las 'Firmicutes', que ayudan al organismo a descomponer los alimentos. Los resultados del estudio muestran que la proporción relativa de 'Bacteroidetes' se encuentra en bajos niveles en los obesos en comparación con las personas delgadas.

Según los investigadores, la proporción aumenta a medida que se pierde peso con las dietas bajas en calorías. El descubrimiento sugiere que la obesidad tiene un componente microbiano y un segundo estudio de los mismos autores señala una posible explicación para ello.

Según los autores, los microbios de las tripas en los ratones obesos retienen mejor las calorías de la comida que aquellos que se encuentran en los animales delgados de su misma camada. Y el efecto es transmisible, cuando los "microbios obesos" son trasplantados a ratones libres de gérmenes su grasa corporal total aumenta más que cuando se les trasplantan "microbios delgados".